Derecho Societario vs Derecho Laboral: crisis inminente

chess

La reciente modificación a la norma NIC 19 -que hasta esta fecha no ha sido difundida por la Superintendencia de Compañías- pone de manifiesto en toda su magnitud las contradicciones entre el Derecho Societario y el Derecho Laboral, con consecuencias catastróficas para las finanzas de las empresas ecuatorianas y el empleo. Ello es producto de la lentitud para resolver en forma clara y definitiva el problema de la Jubilación Patronal.

Este beneficio, que fuera recogido claramente como una transitoria en el Código del Trabajo en 1938, debió extinguirse en 1967. Pero, en 1983 por resolución dirimente entre fallos contradictorios, la Corte Suprema de Justicia (RO 421 28/01/1983) determinó en última instancia que la Jubilación Patronal permanecerá vigente mientras la ley no diga lo contrario. Ver: Quien inventó la jubilación patronal.

La norma NIC19, que es de aplicación obligatoria para las empresas ecuatorianas, regula la forma de registrar contablemente los beneficios a los empleados. Esta norma tuvo una importante modificación, que se aplica  a partir del año 2016 (párrafo 83).

Allí se reemplazó los términos “En países” por “En monedas”, para la determinación de la tasa de descuento en los cálculos actuariales. Dicha tasa ahora se calcula a partir de los bonos empresariales de alta calidad de los Estados Unidos de Norteamérica, cambio que ha sido discutido y aprobado en conjunto por las auditoras internacionales y por el Colegio de Contadores de Pichincha y del Guayas. Esto significa que para los cálculos actuariales, en lugar de utilizar tasas comprendidas entre el 6,5% y 8,0%, se deberá utilizar tasas de entre 3,5% y 4,5%, salvo que exista una disposición contraria por parte de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (SCVS). Esto significa que las reservas actuariales para Jubilación Patronal deberán incrementarse aproximadamente en un 30%.

Las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera) y las NIC (Normas Internacionales de Contabilidad) son de aplicación obligatoria en Ecuador por resolución de la SCVS, y se encuentran implementadas en las contabilidades empresariales. Estas normas permiten estandarizar los formatos de presentación de reportes  para que sean homologados a nivel mundial, lo que permite un análisis comparativo consistente de la situación financiera de las empresas sin importar en qué país se encuentren.

La norma internacional NIC 19 establece que si una empresa decide otorgar ciertos beneficios post empleo a sus trabajadores, estos beneficios deben registrarse contablemente como pasivos a largo plazo con valores sustentados en cálculos actuariales, lo que permite conocer en forma transparente las obligaciones que ha contraído la empresa.

En el caso ecuatoriano, el 100% de los trabajadores en relación de dependencia se encuentran afiliados al IESS y son beneficiarios de una jubilación vitalicia. Sin embargo los beneficios empresariales post empleo no son opcionales, por el contrario, constituyen una doble jubilación vitalicia asumida por las empresas, por mandato del artículo 219 del Código del Trabajo.

El Ministerio del Trabajo, -asumimos que evaluando los impactos presentes y futuros- en abril de 2016 expidió el Acuerdo Ministerial 99, reglamentando el Art 219 del CT. Allí se limita el monto de la Jubilación Patronal a un máximo de una Remuneración Básica Unificada (RBU) mensual en forma vitalicia (que de todos modos generará reservas actuariales cuantiosas por cada trabajador), y además establece la fórmula de cálculo para el pago de un monto global mínimo si se llegase a un acuerdo entre las partes. Esto significa que el monto a pagar en cualquiera de los casos está totalmente definido por el Ministerio del Trabajo, y excluiría la necesidad de contratar actuarios. Ver: ¿Actuarios para la jubilación patronal?

Sin embargo, la Superintendencia de Compañías por mandato de la NIC 19 obliga a las empresas a realizar reservas actuariales que no contemplan el techo de jubilación patronal de una RBU establecida en el ACM 99, sino que las variables de cálculo son el sueldo actual (sin techo), la expectativa de vida y la tasa de descuento que establece la NIC 19, lo que genera una acumulación contable de reservas de magnitudes absurdas (millones de dólares). Estas cuantiosas provisiones -para efectos impositivos- son registradas en el SRI como gastos deducibles acorde con el Art 28 del Reglamento a la LORTI.

En lugar de establecer con claridad los necesarios límites a dichas provisiones, para que impidan el colapso financiero de las empresas, hoy dichas reservas se ven incrementadas en un 30% por efectos de la reforma a las NIC 19. En cualquier balance contable que usted vea, se encontrará con que la cuenta más “gorda” del pasivo es la de provisiones para jubilación patronal.

La justificación legal de los actuarios para calcular semejantes reservas, reside en que siendo obscura la redacción del Art. 219 del  Código del Trabajo, y que el Acuerdo Ministerial 99 es una norma de categoría inferior, deben asegurar la provisión para el peor de los casos, pues los jueces tienden a interpretar la norma de categoría superior desechando la norma secundaria.

De continuar sin resolver estas contradicciones en la normativa, que se arrastran por más de 30 años, los posibles efectos en las empresas son los siguientes:

1.- En el corto plazo, las reservas actuariales para jubilación patronal van a superar ampliamente el patrimonio de las empresas, poniendo en riesgo su existencia.

2.- Las reservas no son líquidas, por lo que se recurrirá a endeudamiento para cubrir los pagos de Jubilación Patronal cuando se utilice la opción de pago de “monto global”, o a la liquidación de la empresa.

3.- Si se opta por el pago mensual de hasta una RBU, única obligación claramente definida en el ACM99 del Ministerio del Trabajo, hay alto riesgo juicios laborales.

4.- En los juicios laborales se reclamará el pago del monto actuarialmente calculado y provisionado. Hay varias sentencias contradictorias al respecto.

5.- El pago de jubilación patronal en modalidad de “monto global” hoy supera en 15 veces a su homólogo el fondo de cesantía del IESS.

5.- Se promoverá el despido de trabajadores al cumplir los 18 años de servicio

6.- Se perderá el más valioso recurso humano de la empresa: el personal ejecutivo y su experiencia empresarial

7.- Se fomenta una alta rotación de personal.

8.- Se desincentiva la inversión local y extranjera.

9.- Las empresas tendrán una duración máxima de 40 años, porque los pasivos actuariales extinguirán sus patrimonios en ese período.

Conclusiones:

  • La Jubilación Patronal bajo las actuales condiciones, es una obligación ilegítima en su origen, es imposible de mantener, y es imposible de cumplir.
  • El 100% de los trabajadores en relación de dependencia se encuentra afiliado a la Seguridad Social. Y tienen el derecho a una pensión vitalicia con “techo”. Para ello se aporta al IESS un 20% de los ingresos.
  • Existiendo un Sistema Público de Seguridad Social, la responsabilidad de pensionar a un trabajador no puede ni debe ser transferida a la empresa; y menos por efectos de una sentencia dirimente, sin que dicha obligación haya nacido del Órgano Legislativo.
  • Lo óptimo sería eliminar de la normativa el concepto y la obligatoriedad de la jubilación patronal, reemplazándola por beneficios o bonos post empleo.
  • Lo urgente es incorporar al Código del Trabajo las fórmulas contenidas en el Acuerdo 99 para evitar las interpretaciones subjetivas, definiendo claramente el “techo” de estas pensiones dobles y el tiempo que se requerirá para su eliminación.
  • Tanto los Actuarios, como el Ministerio del Trabajo, el SRI y la Superintendencia de Compañías, utilizan como sustento legal el mismo anacrónico Artículo 219 del Código del Trabajo -redactado en 1938-, pero dándole distintas interpretaciones. Lo que genera acciones y producen efectos completamente diferentes e indeseados, que ponen en riesgo la existencia de las empresas.

Leonardo Hernández Walker, MBA, MPA

Gerente General

LEXIS S.A.

2 comentarios en “Derecho Societario vs Derecho Laboral: crisis inminente

  1. Jorge Feijóo

    Importante tema, que debe ser aclarado y resuelto normativamente por las instituciones de control y laborales. Se debe considerar la carga financiera de las empresas Ecuatorianas a futuro.

    Me gusta

  2. Juan Carlos Valencia Ocampo

    No se puede eliminar el concepto y la obligatoriedad de la Jubilación Patronal sin causar conmocion social. Se entendería como regresividad de derechos de los trabajadores (Constitucion Art. 11, num 4 y 8), pero estoy de acuerdo en que la situación actual es absurda. Considero que debe legislarse de manera urg este tema, manteniendo la figura de la Jubilacion Patronal. Este y otros desfases jurídicos son producto de la demagogia política de gobs de turno y una falta total de cultura empresarial en nuestro país.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s